Coplas del tiempo. Segunda parte. Crítica general (1963)

Chicho Sánchez Ferlosio había regresado del Sáhara español, donde había hecho el servicio militar, en el verano de 1963. Fue entonces cuando grabó las canciones que fueron utilizadas para la edición en Suecia del disco Canciones de la resistencia española (Clarté, 1963), que empezaría a componerse en abril de 1962, cuando comienzan las huelgas en Asturias.

El EP original se abre con una canción conocida como “Coplas del tiempo”, pero que lleva una entradilla en la que el propio Chicho dice: “Coplas del tiempo. Primera parte. Los mineros en huelga”. Esto significa que la canción en cuestión tiene una segunda parte, que no fue publicada.

En efecto, esta segunda parte existe en la grabación original, pero no apareció en el disco “sueco”, posiblemente porque alude con nombres y apellidos a los nuevos ministros que había nombrado Franco para su “IX Gobierno Nacional” (con el añadido de Rafael García Valiño 1), que había jurado el 10 de julio de 1962NODO. Las posibles denuncias internacionales por difamación no eran descartables. Además, el disco “sueco” de 1964 iba destinado a un público europeo que desconocería a estos personajes.

Las coplas aluden además al Papa Montini (Pablo VI) 2, que había sido elegido el 21 de junio de 1963, lo que nos permite datar, sin duda alguna, la grabación original de las canciones de Chicho entre finales de junio y finales de julio de 1963.

Coplas del tiempo. Segunda parte. Crítica general (minuto 18:00):

Coplas del tiempo. Segunda parte: Crítica general

[1]

Los periódicos de Franco
son bastante lamentables
dicen que los comunistas
somos seres despreciables.

No se dan cuenta
cuánto hemos mejorado
desde el 40.

Las encíclicas de ahora
son encíclicas curiosas
vienen dando al comunismo
la razón en muchas cosas.

Con el marxismo
va coincidiendo ahora
el Papa mismo.

Puede que Dios nos ayude
a volver nuestra tortilla
haciendo a Montini Papa
a Franco le ha hecho papilla.

El Padre Eterno
no parece que apruebe
nuestro gobierno

El Vaticano
ha tenido un criterio
bastante sano

[2]

Los ministros españoles
lo hacen todo del revés,
unos andan de cabeza
y otros piensan con los pies.

Romeo Gorría,
ha incrementado mucho
la plusvalía.

Alonso Vega,
parece una persona
bastante ciega.

Los estudiantes
dicen que el pobre Fraga
no es el de antes.

Lora- Tamayo,
ponerle de ministro
ha sido un fallo.

Pobre Castiella
qué hermoso par de cuernos
le ha puesto ella.

Cómo es posible
que haya una camarilla
tan increíble.

[3]

Son Valiño y Muñoz Grandes,
de los que no se reprimen,
forman con Martín Alonso
el sindicato del crimen.

García-Valiño,
jugaba con pistolas
desde muy niño.

Era muy raro,
que no se le escapara
ningún disparo.

Es evidente
que nunca Muñoz Grandes
fue inteligente.

Las opiniones,
dice Martín Alonso
que son traiciones.

No es muy frecuente,
hallar un argumento
tan contundente.

Es obsesivo,
saber que hay un ministro
tan impulsivo.

Hay criminales
que llevan las estrellas
de generales.


Esta segunda parte de “Coplas del tiempo” nunca fue publicada en disco, ni fueron coplas muy cantadas por Chicho, ya que pertenecen a las llamadas por él mismo “canciones de circunstancias”, o “canciones de un solo uso”. Con todo, disponemos de algunos documentos posteriores, como esta versión que al autor grabó para el documental de Fernando Trueba (Madrid, 1955), llamado Mientras el cuerpo aguante (1982), que recoge lo que debió ser la canción original completa pero en la versión de 19 años más tarde (a partir del minuto 1:45) 3

Coplas del tiempo. Segunda parte: Los ministros españoles

Los ministros españoles
lo hacen todo del revés,
unos andan de cabeza
y otros piensan con los pies.

Romeo Gorría,
ha incrementado mucho
la plusvalía.

Lora Tamayo,
ponerle de ministro
ha sido un fallo.

Son Valiño y Muñoz Grandes,
de los que no se reprimen,
forman con Martín Alonso
el sindicato del crimen.

García Valiño,
jugaba con pistolas
desde muy niño.

Era muy raro,
que no se le escapara
ningún disparo.

Alonso Vega,
parece una persona
bastante ciega.

Las opiniones,
dice Martín Alonso
que son traiciones.

No es muy frecuente,
hallar un argumento
tan contundente.

Es obsesivo,
saber que hay un ministro
tan impulsivo.

Hay criminales
que llevan las estrellas
de generales.

Es una versión censurada por el propio Trueba, que pone un pitido en las palabras más polémicas (hay que tener en cuenta que en 1982 todavía vivían algunos de los personajes nombrados). Éstas son las frases censuradas en la película: “forman con Martín Alonso, el sindicato del crimen”; “García Valiño, jugaba con pistolas desde muy niño” y “hay criminales, que llevan las estrellas de generales”.

También disponemos de una versión escrita de estas coplas, con el título de “Los ministros españoles”, recopilada por su compañera Rosa Jiménez (que también aparece en el documental), y que está en la página 57 del desordenado libro editado por Hiperión en 2008, llamado De Chicho Sánchez Ferlosio. Canciones, poemas y otros textos.

Las dos versiones difieren algo; por una parte no aparece la tercera estrofa: [Lora Tamayo/…] y por otra, incluye otra dos estrofas: [Los estudiantes/…] y [Muy poca gente/…], que probablemente por su contenido, sean posteriores a 1963. Esta segunda parte de las “Coplas del tiempo” concluyen como la primera parte [La policía / si oyera estas canciones / se enfadaría].

Los estudiantes,
dicen que el pobre Fraga
no es el de antes.

Muy poca gente
piensa que Muñoz Grandes
sea inteligente.

La policía,
si oyera estas canciones
se enfadaría.

Lo que sólo se revela en la cinta original de 1963 es la alusión al ministro Castiella, posiblemente por su sátira de carácter íntimo, así como el colofón final:

Pobre Castiella
qué hermoso par de cuernos
le ha puesto ella.

Cómo es posible
que haya una camarilla
tan increíble.

  1. García Valiño detentó, entre 1962 y 1964 la Capitanía de la de la I Región Militar, es decir, la de Madrid
  2. El cardenal de Milán, Montini, había pedido en abril de 1963 clemencia para que no se ejecutara a Julián Grimau, sin éxito. Por eso, su elección como Papa dos meses después fue un duro golpe contra Franco, y justifica la esperanza de Ferlosio en la intervención de la Iglesia Católica en los asuntos españoles.
  3. Chicho cuenta aquí en 1982 que la parte de los “nuevos ministros” la compuso un año o dos después de “Los mineros de Asturias”, que es de 1962. En efecto, la cinta original de 1963 la recoge, en una versión mucho más completa.