Estampa Popular

arte3[dos obras gráficas de José Ortega, parte inferior, y Agustín Ibarrola, superior derecha; propiedad de Sköld Peter Matthis]

Tiene gran importancia el grupo Estampa Popular, que ofrece un marco artístico a las canciones de Sánchez Ferlosio.

Estampa Popular, era un grupo heterogéneo cuyo objetivo común era la lucha contra el régimen y su inquietud social, su forma de expresión común es el grabado por ser el soporte más económico y de mas fácil difusión, cuyo tema general era la defensa de los más oprimidos, que ellos llamaron “realismo social”. Sus inspiradores más inmediatos eran la “grafica Mejicana” y el vanguardismo de Pablo Picasso. En la declaración de principios del grupo fundacional de 1959, se registra «que un arte al servicio del pueblo ha de reflejar la realidad social y política de su tiempo y requiere imprescindiblemente la unión y contenidos y formas realistas.»

Estampa Popular se mueve en el ámbito del realismo social de la posguerra europea, con una actitud que habíamos visto en la Alemania de los años treinta y la Nueva Objetividad. El carácter social y la voluntad transformadora les llevan a dedicarse con preferencia al grabado, que les permite vender a precios más bajos que la pintura, tratando de funcionar al margen de los circuitos habituales del comercio de arte y las galerías.

Estampa Popular no era una escuela artística, sino un movimiento con varios grupos locales. El de Madrid lo fundó en 1958 José Ortega (1921-1991), miembro del Partido Comunista de España y represaliado en diversas ocasiones por su oposición política. Había otros en el País Vasco y en Valencia. Las raíces plásticas de Estampa Popular están en los dibujos y grabados de la guerra civil, en los grabadores políticos mexicanos y en dos pintores españoles que, desde otros puntos de vista, tienen muy poco que ver con éstos: Ortega Muñoz (1905) y Rafael Zabaleta (1907-1960).

Como ellos Estampa Popular se ocupó con preferencia del mundo rural y campesino, apegado a una imagen tópica, sin atreverse todavía a abordar temas urbanos, de fábricas, huelgas, etc., y éste es uno de sus puntos débiles. Contra él reaccionó Agustín Ibarrola, el más sensible de todos a la temática industrial y urbana, y reaccionó también Estampa Popular de Valencia, de donde salió uno de los grupos más importante que trabajaron en España en los años sesenta y setenta, el Equipo Crónica.

La politización era tan fuerte por estos años que en Estampa Popular colaboraban, sin que eso les planteara contradicciones, artistas que procedían de otros campos y que siguieron en ellos simultáneamente -informalistas, como Antonio Saura- o artistas desengañados de otras plásticas, como Agustín Ibarrola, que venía del arte analítico del Equipo 57.

En el libro Historia de cronopios (Estocolmo, 1986, p. 9) se puede leer:

Otro día, Sven Göran y Peter se fueron con un magnetófono, marca Tandberg, a Madrid y Marina se vino con una cinta de canciones de “Chicho” que la diligencia y la solidaridad de los estudiantes de Clarté convirtieron en un disco con una portada de Pepe Ortega.

Y también se trajeron una exposición de grabados de Estampa Popular que después de andar por diferentes lugares de Suecia fueron vendidos y el producto de su venta distraído. Pero la solidaridad iba ganando terreno.”